Lucía

Lucía

miércoles, 6 de julio de 2016

Hundida

Al parecer el 2016 no tiene pinta de que vaya a ser mi año. Ya estamos en verano, en Julio, mi mes preferido por el calor. Pero ni está haciendo calor, ni están yéndome bien las cosas. Después de meses sin saber qué carrera escoger, me decidí por musicología, una carrera que a fin de cuentas no posee muchas salidas ( Aunque determinado artículo del País diga que sí) Subí casi dos puntos en la pau y estaba contenta de que por fin ya me había decidido, ya no estaba tan perdida como al principio de año, pero ese estado de ánimo duró poco, porque a través de dicho artículo contacte con un profesor de la UAM, la cual había puesto como primera opción, y me éste me dijo que para el primer curso no tanto pero que para el segundo necesitaba tener conocimientos equivalentes al grado medio de conservatorio (6 años estudiando música) Lo di todo por perdido, me volví a hundir, y por si fuera poco, la situación con mis padres en casa y con Andrea no está bien. Mi madre me controla constantemente, sólo me deja tener el móvil dos horas al día y cada vez que me voy a Madrid se piensa que la estoy mintiendo y me obliga a mandarla fotos y audios para que vea que es verdad. No puedo tener nada de intimidad. Nada. Y con Andrea las cosas se torcieron, metí la pata hasta el fondo y ahora no quiere saber nada de mi. He dejado de practicar deporte, por falta de desmotivación, y sé que no debería de dejar de practicar, pero la situación en mi casa me consume por momentos, tanto es así que me dispuse a buscar trabajo sin éxito ya que me pedían tener mínimo dos años de experiencia y 25 años de edad ¿Así cómo voy a poder tener dinero, ahorrar y poder irme de casa? No aguanto más esta situación. Este año está siendo una mierda y parece que va a continuar así. Quiero acabar de una vez con las malas rachas. Quiero poder sentirme viva de nuevo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario